Todos los expertos sobre la materia, tienen claro cuál es el fin del orgasmo masculino: la reproducción. Pero en el caso del orgasmo femenino, han existido hasta hace poco muchas lagunas de cuál era la labor del orgasmo femenino. Con lo que aparecen diferentes preguntas: ¿para qué es necesario el orgasmo femenino? ¿tiene algún fin reproductivo? ¿dónde se localiza? ¿qué beneficios tiene? ¿por qué es tan variable de una mujer a otra? ¿por qué algunas mujeres tiene muchos y otras nada? ¿existe realmente el famoso Punto G?

Aquí os voy a explicar diferentes estudios que se han hecho a voluntarias y sus sorprendentes resultados, que dan respuesta a las anteriores preguntas.

En primer caso, siempre se ha estudiado el orgasmo femenino, centrado en el ámbito de los genitales. Hay un estudio que ha realizado un neurocirujano y una experta en sexo, el cual revela que el orgasmo no se encuentra tan localizado. Ellos “culpan” al cerebro de que el orgasmo se llegue a producir, y para ello someten a una voluntaria a un Scanner, el cual medirá todos los impulsos y áreas cerebrales mientras esta, está teniendo un orgasmo.

Estimulación del clítoris

En la primer prueba, la mujer tiene que autoestimularse el clítoris por si misma, y cuando llegue al orgasmo levantar una mano para indicar a los expertos que está a punto de alcanzar el clímax. Bien, mientras la mujer se autoestimulaba, el scanner no mostraba ninguna alteración de las diferentes áreas cerebrales, excepto en el córtex sensorial. Pero en el momento en que ésta alcanzó el orgasmo, pudieron constatar como una a una fueron activándose las áreas cerebrales: primero el hipocampo (es la parte del cerebro que se encarga de formar emociones y la memoria a largo plazo),  cerebelo…  y así continuamente hasta activar unas 30 zonas diferentes. Hay que decir que no existe ninguna actividad humana que pueda activar tantas áreas al mismo tiempo como puede conseguir un orgasmo.

En la segunda prueba, esta misma mujer tenía que provocarse un orgasmo solo con el pensamiento, sin poder tocarse ¿sería posible? Pues después de 30 minutos, pudieron ver en las imágenes que mandaba el scanner como empezaba a sentir un orgasmo la voluntaria, iluminándose con la misma intensidad y el mismo orden que en el caso anterior, todas las zonas del cerebro. Con lo que se demuestra que una misma, estando concentrada y usando solo el pensamiento puede provocarse un orgasmo sin tener que tocarse ni un pelo.

Diferentes formas de llegar al orgasmo

¿Por qué muchas mujeres pueden alcanzar el orgasmo solo con la penetración y otras necesitan la estimulación del clítoris? Otro estudio llevado a cabo examinando la anatomía femenina, dilucidó que aquellas mujeres que tuviesen una separación entre el clítoris y la entrada de la vagina mayor a la distancia de la punta del pulgar y su nudillo, era mayor las dificultades de conseguirlo, siendo necesario la ayuda de estimular directamente dicha zona. Por lo tanto, solo existe un 25% de mujeres que puedan conseguir un orgasmo mediante solo penetración.

Este mismo estudio comentaba que el orgasmo femenino no tiene ningún valor evolutivo alguno, que es una herencia del hombre, es un regalo que se nos ha concedido a las mujeres, y me explico. En las primeras 8 semanas de embarazo, cuando el sexo aún no ha sido determinado, podemos considerar a ese embrión un cuerpo base, por lo tanto tiene rasgos comunes de ambos sexos. En el caso de los hombres, nacen con pezones por ese momento, y a nosotras, nos ha tocado el llevarnos el orgasmo como regalo. Aunque, ¿seguro que no tiene ningún valor para la evolución? Sigamos un poco más.

Un dato muy interesante y curioso, es que hasta 1998 no se ha sabido cuan grande es el clítoris femenino. Ya que no solo es el “botón” que se ve desde fuera. El clítoris es una estructura compleja, que rodea a la vagina y es compuesta por tejido eréctil

El Punto G

Y aquí llegamos a un punto muy interesante, el famoso Punto G. Un estudio italo-americano,  pidió a una pareja que mantuviesen relaciones sexuales mientras se le realizaba una ecografía a la mujer, para ver realmente qué sucede mientras una mujer va a alcanzar un orgasmo. Los resultados fueron esclarecedores, en el momento en que el pene penetra en el cuerpo de la mujer, éste, desplaza, estira y aplasta el clítoris sobre el resto de órganos (útero, paredes vaginales…) Mientras que un estudio localiza el punto G, en una mujer tumbada boca arriba, entre las 11 y las 12; este estudio echa por tierra esa localización tan exacta, y agrega que el punto G en cada mujer esta en una zona muy diferente, y será localizado allí donde el pene “aplaste” la parte no visible del clítoris contra la pared del útero.

¿Qué ocurre en nuestro cuerpo cuando empezamos a tener un orgasmo? En el caso de la mujer, las paredes vaginales se llenan de sangre, la vagina se expande y el cuello uterino se eleva, provocando en el cuerpo:

  • Aumento de excitación
  • El ritmo cardíaco se duplica
  • Las pupilas se dilatan capturando mayor luz
  • El vello se eriza
  • Aparece el sudor
  • Aumenta la circulación sanguínea con rapidez
  • Aumenta la actividad cerebral

Llega el orgasmo

Al acercarse el orgasmo tanto femenino como masculino, el cerebro empieza a ser un hervidero de actividad, y en el momento del clímax, el hipotálamo empieza a liberar oxitocina. ¿qué efecto tiene en nosotros esa liberación de oxitocina?

En los hombres: Los músculos de la base del pene se contraen provocando la eyaculación.

En el caso de las mujeres: pone en marcha contracciones cada 0,8 seg, con lo que se puede asegurar que el orgasmo tiene un ¿papel sutil en la reproducción? Veámoslo.

Un investigador, inyectó a una voluntaria unas partículas que se comportan de igual forma que los espermatozoides, y los resultados fueron asombrosos. En el momento que la mujer estaba sufriendo un orgasmo y su cerebro empezó a segregar oxitocina, su útero empezó a contraerse, pero lo fabuloso, es que guiaba a estas partículas hacia una dirección concreta: hacia el ovario el cual estaba preparado para expulsar un óvulo. Con lo que maximiza las probabilidades de un posible embarazo.

Este estudio quiso dejar bien claro, que no por el mero hecho de tener orgasmos mientras se tienen relaciones, aseguraba un embarazo, pero que sí ayudaba.

¿Qué beneficios tiene por lo tanto el orgasmo femenino?

  • Ayuda a la creación de la vida
  • Crea un vínculo duradero con la pareja
  • Es saludable
  • Estimula todo nuestro cerebro
  • Te hace sentirte feliz
  • La sudoración limpia los poros de la piel, dando un aspecto más saludable
  • Tiene un efecto posterior de relajación

Después de haber leído todo esto…. ¿A qué estás esperando para tener un orgasmo?

5 / 5 stars     
Compartir
Artículo anteriorEl vicio de la posesión
Artículo siguienteSexo en la ducha